La Realidad Virtual

 

La tecnología, en su constante avance y desarrollo de dispositivos que mejoren y faciliten el estilo de vida del ser humano, ha alcanzado cosas que superan las expectativas del ciudadano común, y con creces; incluso muchos de los logros más significativos no son solo los que vemos en grandes maquinarias sino en sistemas más pequeños y son casi que un extra del cuerpo humano.

 

En el caso de la realidad virtual, la tecnología se funde con lo que nos rodea y con lo que imaginamos, para ser más claro. Si se trata de una simulación, podemos ver, oír, movernos y sentir (esto se ha agregado más recientemente) todo lo que es parte del contexto, ya sea en un simulador de vuelo o de paracaídas o algún otro.

 

Pero lógicamente también están las realidades virtuales fantásticas que nos introducen en mundos de ensueños donde el límite lo establece uno mismo. Realidades en las que puedes ser lo que quieras y hacer lo que quieras. Aunque no lo creas, estos dos ejemplos han revolucionado al mundo y son muy utilizados para el futuro de la vida como la conocemos.

 

Aparatos de Realidad Virtual

 

La realidad virtual no es un concepto muy nuevo, de hecho ya se ha usado y empleado desde el siglo pasado; a pequeña escala, pero ya es en el mundo de hoy en el que se ha comenzado a explotar de forma más radical y que por eso es más reconocido, además de que ya no solo se limita a algo puramente visual como antaño, ahora involucra más sentidos.

 

Por ejemplo, ya se han adaptado audífonos que nos permiten adentrarnos, auditivamente, en esa realidad con aún más presencia de lo que se espera, ya que los sonidos están finamente cuidados y sobrepasan la expectativa.

 

También se ha implementado el uso de controles (sobre todo en los videojuegos) que nos hacen tocar los objetos de alrededor de esa realidad y modificarlo a nuestro gusto, pero no solo se limitan a eso. Para simulaciones más complejas (de uso militar y/o académico) hay guantes especiales que si te hacen sentir los objetos como si fuera real.

 

Finalmente se han implementado unas especies de estaciones que nos permiten movilizarnos dentro de ellas sin el miedo de tropezar con algo mientras que nos encontramos sumergidos en la realidad virtual, por lo que ya puedes, oír, ver, sentir y movilizarte con lo que estés haciendo con esa tecnología.

 

El futuro de la realidad virtual está en constante aceleración, fíjate en los próximos avances y no dejes de experimentarlos si tienes la posibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *